Nadar con tiburones ballena en México… toda una experiencia

Nadar con tiburones ballena es una aventura submarina que debes probar si nadar, el mar y el buceo te gusta y más aún si el compartir el espacio con estos magníficos animales te resulta más que atractivo.

Antes de comenzar debemos dejar muy en claro que los tiburones ballena son unos gigantes gentiles.

Por lo que el nadar con tiburones ballena es una experiencia totalmente diferente.

El tiburón ballena es el pez más grande en el océano, crece hasta 12 m de largo y pesa hasta 9 toneladas. Sin embargo, no tienes que preocuparte de que te coman porque para empezar sus dientes son muy pequeños y tu no estas incluido en su dieta.

Ahora bien, la mejor forma de vivir esta maravillosa experiencia es visitar la Isla de Holbox en México en cuanto arriben estos magníficos gigantes marinos a sus costas.

Para ello y para hacer que tu experiencia comience bien, debes hacer una planeación. Procura buscar tanto tus vuelos como tu reservación a tiempo ya que suele ser un destino muy buscado por personas que muestran interés por nadar con estos bellos animales.

Así que visita Viajacompara y busca “vivaaerobus vuelos” para comenzar con la operación: “nadar con tiburones ballena”.

Ya con este paso dado, debes ahora conocer un poco más sobre este noble animal.

Los tiburones ballena son filtradores, chupan por lo tanto el plancton microscópico y peces bebés con sus bocas gigantes.

Por lo tanto, no pueden comer humanos, por lo que nadar con ellos se ha vuelto tan popular en lugares como México, Filipinas y Sudáfrica.

Los tiburones ballena pueden vivir hasta 70 años. Se mueven con la lentitud suficiente para que podamos seguir su ritmo bajo el agua.

Sin embargo, tienes que nadar muy rápido con aletas para quedarte al lado de uno, así que ve practicando tu pataleo.

El único peligro real es nadar debajo de uno. Después de alimentarse, a veces descienden sin previo aviso … ¡imagínate estar atrapados bajo un camión volcado!

Una vez con tu paquete de expedición en la mano, partes en general a las 8:00 a.m., en una lancha sobre el Golfo de México durante aproximadamente 2 horas.

De preferencia busca que el bote esté cubierto para que sea agradable el trayecto ya que el sol tropical mexicano es caliente.

Es bueno que vayas con personas expertas para que te vayan asesorando y así llegues al lugar indicado, te ayuden a usar adecuadamente tu equipo de esnórquel y te den la señal para saltar además de que estarán atentos todo el tiempo de ti.

Una vez que estés en el agua, el objetivo es patear fuerte y rápido para mantenerte lo más cercano a un tiburón ballena.

Puede ser que al principio dudes de hacerlo, pero créeme, podrías lamentarlo después el no haberte dado la oportunidad de estar junto a estos bellos animales.

Ellos nadan sin esfuerzo, pero son mucho más rápidos de lo que parece así que debes sacar tu mejor pataleo.

Una nota importante es que no se permite tocar a los tiburones ballena porque los estresas y puedes hacer que se sumerjan profundamente, poniendo fin a la experiencia para todos. Solo 2 personas entran al agua a la vez, junto con su guía.

Así que solo será cuestión de mentalizarte que estarás nadando con una criatura marina del tamaño de un pequeño autobús por lo que será algo genial. ¿Te animas hacerlo?

Pensamientos de Invierno

Hace unos días fui a hacerme una biometría hemática que me es rutinaria con el paso de cada seis meses, simplemente para asegurar que me encuentre bien y para arreglar los detalles que cada año trae consigo mismo para con la salud personal. Como de costumbre, todo me fue bien dado a que verdaderamente intento llevar la vida mas sana que pueda. Al termine mis estudios, salí del médico con prisa para apresurarme hacia el trabajo. Sin embargo, recibí una llamada que este se había cancelado debido a la tremenda nevada que estaba cayendo.  

Por lo general, soy una persona que gusta ir a trabajar ya que tengo la fortuna de laborar en algo que verdaderamente me gusta, lo que hace por supuesto de todos mis días semanales algo agradable aunque pesados ya que es una labor muy demandante, sin embargo, es una buena carga parecida a aquella que produce el ejercicio cada vez que uno sale de una buena sección en el gimnasio.  No obstante, debo decir que si existen aquellos días donde lo único que quiero es estar en mi cama y tomando te.

Si bien estos días no suceden con mucha frecuencia, cuando suceden por lo general es en los meses de invierno cuando la nieve cae con furia en esta ciudad por varios meses casi sin parar: es aquí cuando se producen lo que llamo pensamientos de invierno. “El invierno “ decía el abuelo de mi esposa “ es cuando el mundo se va a dormir”  algo que al menos en el mundo natural así lo es. Durante esta estación glacial, los osos buscan su madriguera para dormir por meses enteros; los lobos procuran siempre estar en los lugares más profundos del bosque; los pájaros duermen sin cesar es sus nidos escondidos en los troncos de los arboles; e inclusive los granjeros se olvidan del trabajo de la tierra por algunos meses y se dedican simplemente al cuidado de sus animales resguardados en un cálido establo.  

El invierno,  al menos en estas partes nórdicas del mundo, es una época donde la luz del sol es corta y escasa y donde la obscuridad de las noches polares son largas y lentas cuya obscura existencia es armoniosamente contrarrestada por la azucarada nieve que cae de los cielos poblados de nubes gruesas y blancas como el algodón.

En estos tiempos de invierno, los lagos y los mares se congelan,  lo que produce la inactividad de muchos buques privados y comerciales aunque produce actividades en familia como lo es el patinaje en hielo o juegos de hockey con los amigos. Este tiempo es también uno cuyo hipnótico efecto produce reflexiones profundas sobre la vida que le dan un tiene especial, un tinte azul obscuro que puede dar también pie a la melancolía o a sentimientos de una pacifica y sobria felicidad al entender que estamos concluyendo un año mas de vida. 

Ese día, cuando se canceló el trabajo, lo pase en frente del fuego escuchando los sutiles mensajes de las flamas y el crujido de la leña. Una gran experiencia. 

La flexibilidad y el acondicionamiento es lo mejor para un trabajador remoto

Cada vez estamos observando más y más personas que se encuentran trabajando fuera de lo que sería una oficina tradicional.

Los trabajadores remotos, aquellas personas que trabajan desde casa, esos emprendedores que buscan alternativas basadas en la nube o aquellos vendedores que al contar con un teléfono inteligente hace toda la magia para su empresa… son cada vez más los protagonistas que vemos bajo este esquema.

Y, entre muchos de los cambios y ajustes que se notan es que solemos verlos sentados trabajando en un espacio público como una cafetería o restaurante.

Si bien al presentarse en estos lugares, dichos personajes realizan un consumo para “justificar” su estancia en el lugar vemos dos caras de la monda importantes:

  1. a) Desde el punto de vista del establecimiento

Al ver una persona pegado en su portátil sabe ya de antemano que va a trabajar.

Esto va a representar dos cosas: la primera es que seguramente pasará mucho tiempo ocupando una mesa y segundo, su consumo no será muy alto.

Además de que muy seguramente pedirá un “lugar privilegiado” en donde por lo menos tenga un enchufe a la mano y solicitará el acceso al WiFi.

  1. b) Desde el punto de vista del cliente

Sabe que le podría resultar complejo encontrar un lugar realmente cómodo y con acceso a un enchufe.

También sabe que deberá consumir “lo mínimo” para no verse mal y poder así tener el “pretexto” para usar el Wifi del establecimiento.

Entonces, tienes el enchufe y un asiento y ya estás listo pero, ahora tienes que ir al lavabo.

Cuando estás en tu cafetería favorita, ¿cómo eliges al extraño que va a cuidar tus cosas?

¿Has intentado alguna vez entregar tu computadora portátil al barista? ¿No? Yo tampoco. Y bueno… la cuestión es que dejar tus cosas por unos momentos realmente es el mayor de los suplicios.

Todos lo hemos hecho … escaneando la habitación en busca de la persona más amable y confiable.

No es un padre con niños, ese chocolate caliente arruinará tu computadora.

No es la mujer que parece que le fue mal en la escuela secundaria y podría superarte en una carrera a pie.

Podrías preguntarle a los otros compañeros que trabajan, sabiendo muy bien que en realidad no verán tus cosas. Mantendrán sus auriculares y ojos en la pantalla.

Por otro lado y para rematar… pero a veces suele ser incómoda la visita constante del mesero preguntándonos si necesitamos algo más o peor aún, que nos llevan la cuenta sin pedirla.

Bueno… esto y otras cosas más pudieran pasar si buscas trabajar en un café o lugar público.

Quizás aún te guste una buena cafetería pero qué pasaría si en lugar de ella piensas en las oficinas virtuales… o en un espacio de coworking.

En este casos en Network Oficinas obtienes lo mejor de ambos mundos.

Flexibilidad para trabajar donde lo desees, cuando lo desees y si deseas una cafetería, también la encontrarás en nuestras diferentes sucursales.

El tema de enchufes, espacios individuales o para grupos, conexión WiFi y hasta la asistencia de un equipo de trabajo como impresoras, fotocopiadoras, secretaria etc, estarán ahí para apoyarte.

Encontrarás nuestras oficinas en lugares en Reforma, Polanco o Lindavista en donde podrás reservar de forma rápida y sencilla.

Con nosotros encuentras alguien en quien confiar.

Los espacios de coworking están llenos de personas que se han seleccionado a sí mismas para trabajar allí. Es probable que conozcas muchos de los nombres de esas personas.

Y en lugares como estos podrás caminar al baño sin miedo de perder tus cosas o si realmente eres una persona nerviosa, dáselo al administrador del espacio durante tus paradas y ya está.

Podrían pensar que eres un poco paranoico pero están ahí para ayudar y para trabajar… todo fluye de maravilla en un espacio diseñado para ello ¿no lo crees?