Tratamientos para la alopecia areta

Uno de los problemas que se pueden presentar en nuestra cabellera es la llamada alopecia areata y en la comunidad dermatológica resulta ser la tercera forma más común de pérdida de cabello.

Si bien no es un problema contagioso si es para aquellos que la padecen un tema complejo, estresante y hasta traumático para algunos.

Entre la comunidad científica se ha considerado a este problema como una enfermedad autoinmune la cual llega a atacar los folículos pilosos y lamentablemente hasta la actualidad no se sabe a ciencia cierta por qué sucede esto.

La cuestión es que entre lo encontrado se muestra que ciertos tipos de linfocitos desempeñan un papel principal en la pérdida de cabello al atacar los folículos capilares, pensando erróneamente que de alguna manera son una amenaza para el resto del cuerpo.

Hoy en día continúan las investigaciones y ante lo encontrado han surgido una variedad de tratamientos para la alopecia areta, pero ninguno es efectivo para todos por lo que cada caso es particular y cada tratamiento para la alopecia areta debe ser administrado por un especialista.

Esto es principalmente por que algunos de los tratamientos disponibles tienen un alto riesgo de efectos secundarios y a menudo no se usan en los niños.

El tratamiento más común implica el uso de corticosteroides. Las cremas de corticosteroides aplicadas a los parches calvos son populares entre los dermatólogos promedio, aunque este enfoque de tratamiento solo es exitoso para los casos más leves.

Un enfoque más potente es inyectar soluciones de corticosteroides en los parches de calvicie.

Esto puede funcionar bien para algunas personas, pero se requiere una estrecha vigilancia para garantizar que no se produzcan efectos secundarios, tales como adelgazamiento de la piel en el lugar de la inyección.

En casos extensos, se usan corticosteroides sistémicos (los que se toman en pastillas u otras formas para afectar su cuerpo), aunque no de forma continua, ya que pueden causar efectos secundarios importantes como el adelgazamiento óseo.

La “terapia de pulso” a corto plazo a menudo tiene buenos resultados.

Los enfoques de tratamiento más especializados implican la aplicación de productos químicos sensibilizadores de contacto a la piel.

Estos causan una reacción alérgica que puede ayudar a promover el crecimiento del cabello. Si bien esto parece contradictorio, pero en algunos casos funciona.

Una variedad de enfoques experimentales se encuentran actualmente en ensayos clínicos y de laboratorio.

Un grupo de medicamentos que se prueban son “biológicos”, que tienen trozos de proteína que interfieren de manera muy específica con la actividad de las células inmunitarias.

Los productos biológicos se inyectan por vía sistémica para amortiguar la actividad inmune y permitir que el cabello vuelva a crecer.

Los resultados de estos ensayos se esperan con mucho interés.

Desafortunadamente, las personas con alopecia areta más extensa y de larga duración encuentran que los tratamientos actualmente disponibles no funcionan bien.

Para estas personas, la única respuesta práctica es una peluca y mucho apoyo emocional.

Puede ser deprimente no tener cabello, especialmente para los niños, que no quieren ser diferentes de sus compañeros de clase en la escuela y en las mujeres, pero estamos seguros en un futuro próximo las respuestas y tratamientos a este problema sean una realidad.