¿Qué causa las uñas encarnadas?

Las uñas de los pies que se doblan y cavan en la piel de los dedos se les llaman uñas encarnadas.

Pueden causar un dolor significativo, pero generalmente no son graves si se atienden.

Sin embargo, si no cuidas bien tus pies, una uña encarnada puede provocar una infección grave y más si estamos hablando de un pie diabético.

Una uña encarnada se produce cuando la uña del pie comienza a crecer hacia abajo en la piel del dedo en lugar de directamente hacia arriba y por encima de la piel.

En ocasiones, la propia piel puede cubrir los lados de las uñas de los pies y hacer que la uña se incruste en la piel.

Una uña encarnada puede ocurrir en cualquier dedo del pie, pero ocurre con mayor frecuencia en el dedo gordo del pie.

Puedes detectar fácilmente una uña encarnada: la piel en realidad cubre la uña del pie. El dedo del pie eventualmente puede volverse rojo, hinchado y bastante doloroso.

En ocasiones, la piel puede sentirse dura o apretada al tacto. Si aparece una infección, también puedes notar un poco de drenaje (pus) que se filtra desde la piel donde se encuentra la uña, sin mencionar que duele mucho.

¿Qué causa las uñas encarnadas?

Las uñas de los pies encarnadas ocurren por muchas razones diferentes. La causa más común es el corte incorrecto de las uñas. Otras causas pueden ser hereditarias, traumáticas o el uso de zapatos inadecuados.

Algunas causas de uñas encarnadas incluyen:

  • Dedos pequeños que no son lo suficientemente grandes como para acomodar el crecimiento de la uña. Las uñas naturalmente curvas o gruesas también pueden dar lugar a uñas encarnadas.
  • Daño en el dedo del pie, después de una lesión como chocar contra un mueble.
  • Uñas de los pies mal cortadas o cortadas en línea curva.
  • Zapatos que son demasiado pequeños y aprietan las uñas de los pies.

Si se tiene una afección congénita, es decir, un problema presente en el momento del nacimiento, como las uñas de los pies muy grandes, se corre el riesgo de desarrollar uñas encarnadas.

Esto significa que debes tener mucho cuidado de cortar las uñas de los pies en línea recta para evitar el crecimiento de uñas en los costados de los dedos de los pies.

También debes asegurarte de no cortar las uñas demasiado cortas. Además, es muy importante usar zapatos cómodos que no te generen calambres en los dedos de los pies, lo que puede aumentar las posibilidades de tener una uña encarnada.

Si sospechas que puedes tener una uña encarnada, lo mejor es ver a un podiatra y más aún si tienes pie diabético.

Un podiatra puede ayudar a diagnosticar una uña del pie encarnada y descubrir qué es lo que la causa, si hay un problema subyacente que necesita tratamiento o si simplemente estás usando el calzado equivocado o si no te estás cortando las uñas de los pies correctamente.

Un podiatra también puede tratar el problema y atender cualquier infección que pueda estar presente. Si bien hay cosas que puedes hacer tu mismo para aliviar el dolor de una uña encarnada, como los baños calientes para los pies, también se pueden necesitar antibióticos tópicos u orales.

Saber qué causa una uña encarnada puede ayudarte a prevenir la condición dolorosa y más si eres diabético.

Si experimentas con frecuencia uñas encarnadas, consulta a un podiatra para que puedas recibir el tratamiento adecuado.