La Nueva Cultura

Desde el nacimiento del segundo milenio  de la historia humana, ha nacido una nueva cultura diseñada para desbalancear las balanzas del mundo occidental,  una fracción de la sociedad mundial que algún día tenía la batuta del mundo. Esta nueva cultura es la cultura de la inmigración masiva donde los males occidentales se reflejan en sí mismos, una reflexión provocada por las elites del mundo para poder acercar la venida del poder absoluto engañando por completo a aquellos quienes trabajan para ellos y quienes ciegamente cometen un lento suicidio.

La cultura del migrante es una cultura que se ha forjado en los laboratorios sociales del mundo de la posguerra cuyo sofisticado proyecto de destrucción ha echado una raíz casi incontable, una raíz que será  demasiado profunda para cuando y si es que el mundo despierte en si mismo  y entienda el engaño que hemos sufrido en todas las facciones de la vida,  inclusive demográficamente como lo vemos hoy en día donde los países que habían logrado ser los mas desarrollados están siendo repoblados por individuos cuya historia nacional ha sido siempre un desastre incambiable debido a las desordenadas sociedades de donde se proviene.

Es natural que en estas sociedades de migrantes existen márgenes quienes conocen la verdad de las cosas  y quienes por naturaleza o educación mantenían una vida de orden en el desorden de sus países originales donde nada funciona. Asimismo, debemos mencionar que hay muchos tipos distintos de migrantes algunos de los cuales no sufren de ningún tipo de shock cultural al llegar a su nuevo país adoptivo puesto a que sus antepasados eran de ahí. No obstante, la clase más abundante de migrante es aquel que proviene de un mundo enteramente distinto en todos los aspectos al nuevo país y quiere imponerlos ahí.

Esto en gran medida se da por la cultura que existe entre muchos migrantes de víctimas, un mundo donde el mundo les debe todo y es responsable de arreglar todos sus problemas por lo que a su vez les permite hacer todo lo que quieran en los nuevos países. En teoría clásica de la lógica, esto debería de causar un contrapeso brutal e inmediato para con esta ola titánica de invasores ideológicos, sin embargo no lo es así debido a razones tan simples que son complejas.

La razón principal de la  ausencia de este contrapeso o la lentitud del mismo se encuentra en los salones de las universidades mas prestigiosas cuya única y mas importante misión es la adoctrinamiento de las masas de estudiantes para permitir, a través de las décadas, a aceptar su propia cultura como mala y aburrida y las otras como lo ultimo en evolución y el paso hacia el progreso olvidando por completo, gracias a sus docentes, el sacrificio el cual pagaron sus ancestros para su libertad.  Esto combinado con el papel de víctima de los migrantes, resulta simplemente en la muerte de la cultura occidental.