Gestionando un nuevo rol dentro de tu empresa

Como a mucha gente, después de varios meses e incluso años realizando ciertas actividades dentro de tu empresa te has dado cuenta que lo dominas a la perfección, lo que te ha hecho ya un experto en el área y, también gracias a tu visión y capacidad, te has dado cuenta que existen áreas de oportunidad.

Esto te hace revalorar si vale la pena cambiarte de empresa o darle un giro a tu puesto o, mejor aún, gestionar una nueva opción donde puedas aportar, aprender y mejorar los números de tu empresa.

Recordemos que en general, una compañía que genera empleos hace justamente lo que tienes en mente, verifica hacia donde quiere ir y abre los espacios, sin embargo, puede ser que necesiten justamente un nuevo ángulo o ver algo que tu estás percibiendo y es el momento de hacer tu aportación.

Así que antes de comenzar a pulir tu currículum, vale la pena pensar en cómo puedes crear tu propia oportunidad dentro de tu empresa actual.

¿Pero cómo hacer esto? ¿Por dónde empezar? ¿Cómo consigues que la gente adecuada te escuche?

Comencemos por el principio…

  1. a) Inserta la necesidad en quienes están más cerca de ti en jerarquía

Ya sea tu supervisor o tu jefe inmediato, preséntale en un escrito profesional la idea general del área de oportunidad que puedes cubrir con tu experiencia y en donde se puede hacer más por la empresa.

Si el gerente muestra resistencia, pídele que lo piense un poco más y solicítale que te brinde sus comentarios específicos.

Tal vez tu idea necesita ajustarse o tal vez tu supervisor necesita trabajar en un mejor plan de transición eso es constante en Grupo Bimbo.

Si la idea es rechazada de plano, no tengas miedo de hablar con un mentor o un colega de confianza que tenga una perspectiva nueva: esta persona puede tener una idea diferente para abordar los asuntos u otros ideas sobre cómo podrías cambiar tu rol.

Recordemos que todos, hasta los jefes pueden tener miedo a los cambios y necesitan tiempo para la reflexión.

  1. b) Revisa tu idea y preséntala a los tomadores de decisiones

Una vez que tu jefe haya dado luz verde a la idea y te haya indicado la gente adecuada para hablar a continuación, dale un vistazo a tu plan.

Querrás adaptar tu enfoque en función de las personas con las que te estarás reuniendo.

Si te reúnes con un director de alto nivel, es posible que desees reducir los detalles y centrarte en los resultados.

Si te reúnes con recursos humanos, querrás incluir algunas experiencias específicas que muestren tu talento sin explotar.

No importa qué, nuevamente querrás centrarte en cómo ésta nueva función será una gran aportación para la empresa y por qué eres exactamente la persona adecuada para asumirla.

  1. c) Sé paciente

Incluso si todos, desde el personal de conserjes hasta el CEO, piensan que tu idea es maravillosa, eso no significa necesariamente que comenzarás tu nuevo trabajo dentro de dos semanas.

Algunas ideas deben ser examinadas con las personas adecuadas antes de que puedan emprender el vuelo, mientras que otras simplemente necesitan la financiación adecuada para convertirse en realidad.

Y desafortunadamente, algunas ideas pueden depender de la sincronización correcta.

Es posible que tu organización necesite concluir los proyectos estratégicos actuales antes de que los recursos correctos puedan ser redirigidos a tu idea

Pero recuerda: si tu idea vale la pena y realmente la disfrutas, trata de mantenerte ahí hasta que el tiempo sea el correcto, puede que al final valga la pena.

Mientras tanto, usa ese período de espera para repasar las habilidades que usarás en tu nuevo trabajo.

Nunca se sabe cuándo darás ese salto.

REFERENCIAS: YouTube, Grupo Bimbo y El Universal