El código de enseñanza se está convirtiendo en una gran prioridad en las aulas de secundaria y prepa

¿Quién pensó que la codificación y la gente que lo hace serían geniales? Claramente, es hora de redefinir “genial” en las aulas de hoy del siglo XXI.

De hecho, los estudiantes están tan locos por la codificación, que los educadores están luchando para ponerse al día.

Eso significa capacitar a los maestros, encontrar recursos y construir códigos en los planes del aula.

Para los no iniciados, “codificación” es la palabra moderna para la programación de computadoras.

Es aprender a escribir los idiomas que usa la tecnología digital que domina nuestras vidas.

Si sabes cómo codificar, no solo entiendes cómo funcionan estas tecnologías (software, aplicaciones, juegos y sitios web), sino que también puedes maximizar y personalizar su funcionalidad y, lo que es más importante, crear nuevas herramientas.

Dado el nivel actual de conectividad de los estudiantes, no sorprende que adoren la codificación.

Existen especialistas en el tema que creen que la programación debe ser parte del plan de estudios básico, junto con otros cursos de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas como biología, física, química y álgebra.

¿Por qué codificar?

Los defensores de agregar codificación al plan de estudios dicen que se ha vuelto crucial para los estudiantes tener al menos una comprensión básica de la codificación.

Si se fomenta este conocimiento, los chicos de hoy podrán tener una mejor opción en cuanto a los nuevos trabajos y profesiones que, incluso aún no se han creado y serán a su vez partícipes en la competitividad económica de sus países.

[Información: Mobiliario,  Entrepeneur y YouTube ]

Sin embargo, las estadísticas actuales muestran una brecha creciente en lo que se enseña en el nivel medio de las escuelas y más allá, y lo que los empleadores necesitan ahora y en los próximos 10 años.

Encontrando algunos datos me topé con el sitio web de Computer Science Education Week lo siguiente:

  • Habrá 1 millón más de trabajos de computación que estudiantes para 2020 (que ya está a la vuelta de la esquina).
  • Más del 50% de todas las ocupaciones proyectadas de matemáticas y ciencias son en ocupaciones informáticas.
  • Las ocupaciones de informática se encuentran entre los trabajos mejor pagados para los nuevos graduados. Sin embargo, menos del 3% de los estudiantes universitarios se gradúan con un título en Ciencias de la Computación.
  • En 25 estados, la informática no puede contar para la graduación de la escuela secundaria requisitos de matemáticas o ciencias.
  • AP Computer Science se enseña solo en el 5% de las escuelas secundarias de EE. UU.
  • Nueve de cada 10 escuelas de EE. UU. No ofrecen ninguna clase de programación de computadora
  • Menos del 20% de los estudiantes de AP Computer Science son mujeres.
  • Menos del 10% son negros / afroamericanos e hispanos / latinos.

Como podemos observar, son datos de la comunidad estadounidense que no dista mucho de la realidad mexicana por ejemplo.

Dónde empezar

Países como Estados Unidos y México entre otros presentan un retraso en ofrecer a los niños la oportunidad de participar en la creación de la tecnología que los rodea. Pero los desafíos de hacerlo (más allá del financiamiento solo) son reales.

Dada la edad relativamente joven de la codificación, los diseñadores del currículo tienen poca investigación pedagógica para guiarlos.

¿Qué lenguaje de programación debería ser lo primero? ¿Deberían los estudiantes comenzar con la programación o aprender principios básicos? ¿Cómo educan los docentes a los grupos de habilidades mixtas, algunos con habilidades sofisticadas y otros sin ninguna de ellas? ¿Cómo pueden los profesores obtener una formación adecuada si la informática no es su experiencia?

Si te interesa esta información entra  a Mobiliario

 

Bueno, el reto va mucho más allá de las bancas escolares del colegio. Un nuevo enfoque de un plan de estudios orientado a integrar esta nueva herramienta de conocimiento exige mucha preparación del profesor y, particularmente, un cambio de mentalidad de las autoridades.