El Bloque Austriaco

Hace dos años comencé una labor de escribir un libro sobre la formación de el imperio Austro Húngaro y el modo de vida que ahí existía así como las razones por lo cual lo llevaron a la extinción y a la guerra mundial. La razón por la que me interese para escribir este trabajo extrañamente no puedo rastrear su providencia, sin embargo lo que si puedo decir es que desde siempre he tenido algún tipo de algo para con el imperio Austro –Húngaro que me ha llamado la atención, siendo este uno de esos extrañas circunstancias de la vida.

Lo que si se, es que el interés o mas bien la familiaridad para con Austria viene por parte de mi abuelita materna quien es de nacionalidad francesa pero con mucha influencia austriaca, tan es así que su nombre era María Teresa como la emperatriz mas amada por los viejos austriacos. Es fácil preguntarse del porque de esa influencia austriaca cuando mi abuelita era de Francia, y la razón es que ella proviene de los Alpes, el mismo cordón de montañas que conforma la mayoría de el país austriaco y todos tienen lo que se conoce como cultura alpina.

Austria siempre fue un país de suma importancia desde que Europa conoció el concepto de Estado –Nación  ya que Austria tenia una posición estratégica muy fuerte  clave para el balance de poder de las casas reales de Europa. Durante cientos de años Austria perteneció a la casa de los Habsburgo quienes contaban con una gran porción de tierra conformada básicamente por los 300 reinos que hoy conforman Alemania; por los países bajos; España y sus colonias, regidas por el emperador magno Carlos V.

Este bloque de Europa central representaba un arma de dos filos ya que consistía en un muro entre Rusia y Francia aunque formaba también parte de una gran amenaza viviente para los franceses quienes siempre se las ingeniaron para hacerles frente, en gran medida gracias a las políticas del Cardenal Richalieu en si el primer verdadero maquiavélico quien entendía muy bien que era lo que se tenia que hacer para mantener a la Francia de Luis XIII viva y poderosa.  Esta clave se encontraba en formar fracciones entre los reinos alemanes de Habsburgo y consolidar alianzas con países némesis de Austria como lo eran todos los protestantes.

Estos movimientos franceses terminaron por causar la  regularización del poder en Europa y reducir las fronteras de Austria en Europa occidental. Sin embargo, lo más interesante de esta zona es que fungía como una puerta entre oriente y occidente ya que los territorios balcánicos de los austriacos les vecindad con el imperio otomano del Sultán con quienes siempre estaban en guerra pero con quienes trataban mucho, extrañamente, a nivel comercial.  No obstante, no fue hasta el periodo del mandato de Bismark en Prusia cuando Austria tuvo que abandonar sus ambiciones alemanas y expandirse mas hacia oriente cambiando la capital imperial hacia Budapest.

Estas maniobras y sus consecuencias me son sumamente interesantes, tan es así que escribo este libro y viaje en a través de todas las ex provincias del imperio gracias a los vuelos baratos de la zona.