¿Cómo funciona el procedimiento para obtener una mastografía?

Una unidad de mamografía o mastografía es una caja rectangular que aloja el tubo en el que se producen los rayos X.

La unidad se usa exclusivamente para exámenes de rayos X de la mama, con accesorios especiales que permiten que solo la mama quede expuesta a los rayos X.

Se adjunta a la unidad un dispositivo que sostiene y comprime el seno y lo posiciona para que las imágenes se puedan obtener en diferentes ángulos.

Los rayos X son una forma de radiación como la luz o las ondas de radio y pasan a través de la mayoría de los objetos, incluido el cuerpo.

Vídeo: YouTube || Información: OLAB y UNAM 

Si quieres aprender más sobre tu salud entra a OLAB

Una vez que se dirige cuidadosamente a la parte del cuerpo que se está examinando, una máquina de rayos X produce una pequeña ráfaga de radiación que pasa a través del cuerpo, grabando una imagen en una película fotográfica o un detector especial.

Diferentes partes del cuerpo absorben los rayos X en diversos grados.

El hueso denso absorbe gran parte de la radiación, mientras que los tejidos blandos, como los músculos, la grasa y los órganos, permiten que pasen más rayos X a través de ellos.

Como resultado, los huesos aparecen blancos en las radiografías, los tejidos blandos aparecen en tonos de gris y el aire aparece negro.

Hasta hace poco, las imágenes de rayos X se mantenían en láminas de película grande como una gran negativa fotográfica.

Afortunadamente, en muchos de los casos ya no se entrega este tipo de material sino que se graba directamente en un dispositivo digital.

Estas imágenes almacenadas son de fácil acceso y se comparan con frecuencia con las imágenes actuales de rayos X para el diagnóstico y la gestión de enfermedades.

En la película convencional y la mamografía digital, un tubo de rayos X de escritorio captura una imagen desde un lado y una imagen desde arriba del seno comprimido.

Por lo general, este estudio se realiza de forma ambulatoria.

Durante la mamografía, un tecnólogo radiológico especialmente calificado colocará el seno en la unidad de mamografía.

El seno será colocado en una plataforma especial y será comprimido con una paleta de plástico transparente. El tecnólogo comprime gradualmente el seno.

La compresión mamaria es necesaria para:

  • Igualar el grosor de los senos para que se pueda visualizar todo el tejido
  • Extiende el tejido para evitar que las pequeñas anomalías queden ocultas por el tejido mamario superpuesto
  • Permite el uso de una dosis de rayos X más baja ya que se está obteniendo una imagen de una cantidad más delgada de tejido mamario
  • Mantiene el pecho quieto para minimizar la borrosidad de la imagen causada por el movimiento
  • Reduce la dispersión de rayos X para aumentar la nitidez de la imagen.

El técnico pedirá a la paciente que cambie de posición entre las imágenes.

Las vistas de rutina son una vista de arriba a abajo y una vista lateral en ángulo. El proceso se repetirá para el otro seno.

Durante el proceso, la paciente debe mantenerse muy quieta y se le puede pedir que evite respirar durante unos segundos mientras se toma la imagen de rayos X para reducir la posibilidad de una imagen borrosa.

El técnico caminará detrás de una pared o hacia la habitación contigua para activar la máquina de rayos X.

Cuando finaliza el examen, se le pide a la paciente que espere hasta que el radiólogo determine que se han obtenido todas las imágenes necesarias y que estas tienen la calidad necesaria para su análisis.

El proceso de examen debe tomar aproximadamente 30 minutos.