Arroz Negro

Pensemos fuera de la caja por un momento y recibamos nuevas ideas (ideas vegetarianas) para disfrutar del arroz.

Esta receta no te está sugiriendo que agregues la tinta del pulpo y lo conviertas en arroz negro, aunque podría entretenerme con la idea y luego tomar un poco de pescado sarandeado para colocarlo al costado, aunque pensándolo mejor… realmente suena muy bien.

En su lugar… usaremos frijoles negros.

{Información de: KiwiLimón y Vix  }

En el sur de México, los frijoles negros son altamente populares.

Usualmente y en la mayoría usamos frijoles pintos o los más conocidos que son los bayos y probablemente ya hayas visto más recetas con este tipo de frijoles negros.

Eso no significa que no disfrute los frijoles negros en muchas de sus variantes. Realmente me gustan cuando agrego especias para traer un sabor completamente diferente con respecto a los frijoles pintos.

Para esta receta, el caldo restante de los frijoles negros cocidos es lo que le dará un gran sabor y un sabor interesante al platillo.

Dado que los frijoles negros y los pimientos se emparejan muy bien, asegúrate de cortar en rodajas algunos chiles serranos y ponerlos en el arroz.

Ingredientes:

  • 2 tazas de arroz (arroz largo)
  • 2 jitomates bola
  • ¼ cebolla de tamaño mediano
  • 1 diente de ajo
  • ½ taza de aceite
  • 3 tazas de frijoles negros de la olla recién hechos
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 chiles serranos

Instrucciones:

Remoja el arroz por unos 5 minutos en agua caliente. Desecha el agua, cuela y vuelvelos a enjuagar hasta que el almidón (agua blanca) deje de salir y espera a que seque un poco para que no salpique a la hora de freírlo.

Nota: este es el principal secreto de cómo hacer arroz blanco y todos en general para que no te quede grumoso o pegajoso.

Mientras tanto, muele en tu licuadora los jitomates, las cebollas y el ajo para hacer un puré, cuela y reserva.

Calentar el aceite en una cacerola y agregar el arroz, saltear hasta que veas que el arroz comienza a verse translúcido y los granos se separan fácilmente. Retira del fuego y así como todo el exceso de aceite.

Agrega la mezcla de puré colado y cocina a fuego medio durante unos 5 minutos revolviendo constantemente, esto ayudará a sazonar el puré o caldillo de jitomate apoyado por el aceite.

Agrega el caldo de frijoles y dejalo hervir. Agrega los serranos y la sal pero cuidado… recuerda que el caldo de frijol ya viene salado, así que primero prueba lo salado del caldo y ve mesuradamente incorporando más sal si fuera necesario.

{Para más recetas deliciosas entra al siguiente enlace: KiwiLimón }

Cocina a fuego lento durante 25 minutos o hasta que todos los líquidos se hayan evaporado, si comienzas a ver que el caldo se evapora demasiado pronto, agregue 1 taza de agua caliente.

Este es un platillo que causará sensación, comenzando por su color y el picante le dará además un sabor muy diferente a todos los sabores integrados.

A mi familia le encanta este platillo y lo consideran un tanto exótico.

{Vídeos: MarisolPink }