La infidelidad en tiempos de Netflix

“Tú, yo, Netflix, no sé, piénsalo”. Una frase que llegó para quedarse y que significa literalmente que dos enamorados van a disfrutar de algunas buenas películas y/o series. No es como la otrora “tengo casa sola”, que quiere decir que habrá acción en un lugar poco resguardado por los padres. El amor, así como la infidelidad, han tomado distintos matices con la llegada del gigante del streaming, que ha provocado que los infieles crezcan en tamaño.

Relájense, no estoy hablando de que engañen a su pareja con alguien más… ¡es peor! Abrieron el sofá cama, se recostaron e iniciaron un romántico camino, abrazados y muy enamorados, a través de alguna de las producciones de Netflix. Pasaron uno, dos y tres capítulos hasta que uno decide que es hora de terminar, justo en el momento más emocionante (por el momento). Por cordialidad aceptas ponerle fin, pero tu mente no puede contener la ansiedad de ver un capítulo más, ya es como una droga que recorre tu cuerpo, apenas te alejaste diez minutos de la pantalla y ya estás sufriendo el síndrome de abstinencia.

Después de despedir a tu chico o ir a dejar a tu novia a su casa, te sientas frente a la pantalla apagada, con el control en la mena, pensando en si eres capaz de seguir viendo la serie solo, te sientes como un delincuente a punto de robar un banco o una camioneta de valores, sabes que si te descubren te costará muy caro. Porque la infidelidad tiene muchas más connotaciones en los tiempos de Netflix. ¿Qué puede pasar? Enciendes la TV, abres la aplicación, le das en reproducir el nuevo capítulo y el infierno comienza arder.

Ya se dieron cuenta que el cuarto, quinto y sexto capítulo (porque no fue sólo uno más) tienen una línea roja de que han sido reproducidos, no pudiste ocultar las huellas de tu crimen. Has defraudado la confianza de las personas que más amas, no eres digno de entrar en Los Defensores, tus valores están peor que los de Francis Underwood. ¡Eres un infiel!

Estudios han demostrado que la peleas en la cama inician por alguien que se adelantó en la serie, que sucumbió ante el síndrome de abstinencia y se echó ‘un capítulo más’. La relación no vuelve a ser la misma, se acabaron el ‘tú, yo, Netflix…’, no hay nada que pensar, eres un o una canalla. Llega el momento de ponerle fin a la relación, ya no pueden compartir la misma cuenta, si el caso no llega a al extremo, tendrán perfiles distintos.

Rompiste el corazón de tu ser amado, tratas de arreglarlo eligiendo una nueva serie para ver juntos, pero ya sea por venganza de la persona a la que lastimaste o porque eres un adicto incapaz de reprimir tus impulsos, esta situación se volverá a repetir. Se convertirá en un círculo viciosos que los llevará al final de la relación, porque una Netflix-infidelidad duele igual o más que una en el amor. ¿No me creen? Compruébenlo ustedes mismos, pero de antemano les digo… aténganse a las consecuencias.

El Alebrije

Está semana en la escuela tuve mucha presión con las tareas que dejaron los maestros, sin contar los proyectos pendientes que tenia, y gracias a que el maestro de educación artística nos pidió asistir a una exposición de arte por la cual tuve que hacer un pequeño viaje al museo, y no solo eso también realizar una reseña de lo que vi en aquel lugar, sobre las obras de los artista, ¿qué me pareció? ¿qué fue lo que mas había llamado mi atención? y una opinión sobre el arte en general. En fin, era una tarea que tenía que hacer para tener una buena calificación; así que me levante muy temprano tome un ligero desayuno y me dispuse a emprender el camino para llegar a donde el transporte. Aunque al principio me sentí molesto por tener que ir cuando ya tenía planes que naturalmente tuve que posponer para otra ocasión y ya en el camino fui intentando dormir un poco en el metro; eso es casi una misión imposible por que todo mundo va hacienda ruidos y empujándose, así que no pude dormir.

Al llegar no tenia ningún entusiasmo por entrar, y menos después de mi viaje en el transporte que no fue para nada placentero; así que entre un poco predispuesto pero al ver las obras de arte quede impresionado con la majestuosidad de aquellos artistas al crear cada una de sus obras, y debo admitir que me gustaron la gran mayoría de ellas. Fui observando cada sección del museo con gran paciencia y detalladamente. Ese día vi todas las obras desde la más pequeña hasta la más grande, pero la que más atrajo mi atención fue unas estructuras de acero en forma de alebrijé muy colorida que me hizo preguntarme cuánto tiempo y dinero se invirtió en esas obras, ¡pero que estupenda era! Ya que había finalizado el recorrido de todo el lugar regrese a casa de mucho mejor ánimo y ya sin tantos atropellos; listo para terminar mi tarea puesto que en el camino había pensando que podía escribir en la reseña.

Una vez ya escribiendo sobre el tema no olvide mencionar sobre el alebrijé que me había parecido extraordinario y también lo use como referencia para dar mi opinión, de que el arte es aquello que nos hace olvidarnos de lo malo de este mundo de maldad, que es una luz a la que no le importa el dinero ni el tiempo es algo que nos hace ver el mundo con felicidad y nos hace drenar nuestra tristeza, ira, inconformidad o disgusto para no vivir obligados a olvidar lo que es ser un niño.

Por que en mi opinión la niñez es la etapa más importante en la que podemos apreciar cualquier tipo de enseñanza y formar un gusto ya sea por la música, el arte, la ciencia, la poesía, las matemáticas o cualquiera que sea la elección por la que nos enfoquemos; tomando en cuenta que la niñez nos provee de una gran imaginación lo mejor de esta etapa es que no se conoce el imposible cuando se es muy tenaz desde pequeño, se logra conquistar la meta que se tenga en la mira sea cual sea.

Tristemente al crecer olvidamos la maravilla que es sonreír, imaginar, jugar y crear y nos preocupa tener cosas, nunca estamos conformes con lo que obtenemos en nuestra vida pasamos demasiado tiempo buscando como ser felices que no nos damos cuenta que no es tan complicado lograrlo pero nos agobiamos con lo material haciendo tormentas en vasos medio llenos o medio vacíos. Por ello disfruta el momento en el que te encuentras.