10 pasos principales para investigar un RFP

Si tienes un negocio y estás investigando entre las agencias de publicidad DF para llevar tu mensaje a tu público objetivo, debes saber que es importante el considerar la idea del marketing experiencial.

Pero como en todo, lo primero es lo primero y esto consiste en investigar tu RFP (Request for Proposal -Solicitud de Respuesta-) de entrada. Veamos 10 pasos para conseguirlo:

  1. Úsalo o Piérdelo

Esta estrategia aparece como número uno por una razón. Simplemente no hay mejor manera de envolverse la cabeza que usar el producto en cuestión. Leer sobre esto no es suficiente, es necesario jugar con él, verlo, escucharlo, comerlo, cualquiera que sea el medio de consumo recomendado por el cliente.

En realidad, usarlo es una excelente forma de explicar por qué existe este producto y qué les va a encantar a los consumidores. También podría inspirar ideas sobre cómo los consumidores van a interactuar con el producto en el momento de su lanzamiento.

Entonces, es especialmente importante enfocarse en los detalles. ¿Qué te hace sentir al usar el producto? ¿Qué lo hace memorable?

  1. Mirar fijamente al objetivo

Una vez que sepas lo que estás vendiendo, descubrirás quién va a comprar. Algunas RFP incluirán secciones elaboradas que perfilarán sus objetivos y les darán nombres geniales; la mayoría se centrarán en la edad, el sexo, la etnia, la región y los ingresos.

Para la agencia será la responsabilidad hacer el trabajo de detective de averiguar qué hará que el objetivo se consiga.

  1. Saca a tu Nerd

Después de obtener un primer plano del producto, es hora de retroceder y obtener una visión amplia de lo que se trata todo esto. ¿Cuál es el contexto del producto? ¿Cuál es la historia detrás de él, el ecosistema en el que existe? ¿Cuáles son los términos que lo describen?

Desarrollar una comprensión más amplia del campo no solo ayudará a apreciar mejor el propósito del producto, sino que también elevará las interacciones con el cliente y los objetivos. Porque se conocerá la historia y se hablará la jerga.

  1. Tamaño de los otros jugadores

Ahora que sabes de lo que estás hablando, es hora de aprender sobre los otros jugadores importantes. El objetivo aquí es descubrir el posicionamiento del cliente: por qué existe este producto, qué lo diferencia y por qué los consumidores deberían elegir este producto en lugar de otro.

Es importante tener una idea de las fortalezas y debilidades de los competidores, de modo que puedas enfatizar qué minimizar, qué jugar, dónde defender y dónde atacar.

  1. Mantenerse al día

¿Qué tipo de activaciones o acrobacias han logrado las otras marcas en este espacio? Deberás entender lo que hacían esos otros especialistas en marketing si quieres sobresalir.

  1. Prepárate para la vida encubierta

Parte de entender el posicionamiento de tu cliente es entender su voz. ¿Qué tipo de copy usa? ¿Su lenguaje es llamativo y está configurado en sans serif o prefieren un tono conservador y una fuente romana? ¿Sus anuncios se componen de unas pocas tomas largas o cortan los disparos rápidamente? ¿Cuáles son los colores de su marca y qué comunican esos colores? ¿La marca enfatiza la innovación juvenil o la confiabilidad madura?

  1. Analizar los tipos

¿Cómo se activó esta marca antes? ¿Qué funcionó y qué no? ¿Qué tipo de activaciones les gusta? Tal vez se inclinen hacia las activaciones digitales, los compromisos inmersivos o las acrobacias de parar y mirar.

  1. De la teoría a la práctica

Pasamos del ámbito de la teoría a la experiencia, se trata de ser prácticos. Entrevistar a fanáticos, usuarios o expertos es recomendable. El objetivo aquí no será reunir grandes conjuntos de datos, sino recoger algunas perspectivas individuales.

  1. No dibujar una imagen grande – Dibuja cinco

Estás nadando en el conocimiento ahora, por lo que es hora de tamizar, ordenar y compartir. Utiliza una pizarra, tarjetas o post-its para comenzar a identificar patrones y temas. Después de toda esta investigación probablemente se tiene una gran variedad de ángulos desde donde trabajar.

  1. Aterrizar con el equipo

Por supuesto, el paso final es traer al equipo. ¡Así que advierte a la oficina que viene una tormenta!